El estadounidense Bob Dylan, a sus 71 años, ha sido la estrella escogida para inaugurar el festival de Cap Roig de 2012 y lo ha hecho fiel a su leyenda, con atuendo clásico, canciones sólo para seguidores y un tramo final con sus temas más conocidos.

El americano, que ha llegado a Girona después de su paso por Bilbao y Benicássim, ha repasado canciones para expertos que no se contentan con los grandes temas de su carrera. El de Minesota ha pasado buena parte de las casi dos horas detrás de su piano, aunque anteriormente ya había desenfundado la armónica y, más tarde, ha tenido también tiempo para arrancarse a la guitarra.

Este veterano músico, cuya voz suena ya desgarrada aunque se acompaña de una excelente banda, ha acumulado a lo largo de su carrera un sinfín de premios, entre ellos el Príncipe de Asturias de las Artes que obtuvo en 2007.

En Cap Roig, el público, de todo tipo de edades y lugares de procedencia, aguantó en sus asientos hasta el tramo final, cuando Dylan se entregó a sus temas más populares con un ‘Like a rolling stone’ casi irreconocible, que también sirvió para alimentar su leyenda de músico que reinterpreta una y otra vez sus obras.

 

Redacción ( Agencia)