Existe un lugar en la Tierra en el que los perros corretean a su libre albedrío por paradisíacas playas y disfrutan de la compañía de las personas en paz y armonía. Ese idílico lugar se llama Potcake Place, es un refugio de perros rescatados, y está ubicado en las Islas Turcas y Caicos, territorio del Reino Unido.

El nombre no es elegido al azar: tiene que ver con el modo de los habitantes de estas islas tenían de alimentar a los perros (‘Pot’ en inglés es olla). Potcake (una mezcla entre pastor alemán, labrador retriever y fox terrier) ha llegado a convertirse en una raza de perro que se caracteriza por ser muy leal, inteligente y cariñosa.

En Potcake Place los visitantes pueden encontrarse con uno o varios perritos y cachorros mientras exploran la isla o pueden solicitar permiso a los voluntarios para sacarles de paseo por la playa. El objetivo es fomentar la adopción de estos animales después de haber disfrutado de un tiempo en compañía para conocerse.

El refugio se creó para dar hogar a los perros callejeros o abandonados de las islas y está atendido por voluntarios que se encargan de cuidar a los cerca de 70 perros registrados actualmente. Su peculiar iniciativa de adopción pronto lo ha convertido en un centro turístico de gran éxito. 

Redacción (Agencias)